Áreas de intervención

Infancia

Niños pequeños escribiendo sobre un cuaderno

Algunos niños/as necesitan ayuda para superar determinadas dificultades, miedos, preocupaciones, o simplemente echarles una mano cuando a nivel emocional o conductual no saben regularse y esto influye en su comportamiento. Para ello tenemos en cuenta todas las circunstancias que les rodean: ámbito familiar, social, escolar y personal.  Siempre que tratamos a los niños/as trabajamos con todos/as los/las que le rodean para que el bienestar sea integral.

Entre los problemas que tratamos en la infancia destacamos: problemas en el estado de ánimo, ansiedad, miedos, fobias, problemas de preocupaciones continuas y forma de pensar negativa, bloqueos emocionales, problemas para controlar sus impulsos, problemas de autoestima, problemas de habilidades sociales, problemas de comportamiento, efectos derivados de situaciones traumáticas y cualquier problema que le impida evolucionar adecuadamente.

Adolescencia

Chica adolescente sonriendo entre las hojas de un árbol

Esta es una época de cambios especialmente susceptible a la aparición de problemas, tanto a nivel individual como familiar. El/la adolescente se encuentra desorientado/a, no es considerado/a un/a niño/a pero tampoco es un adulto/a, por lo que es frecuente que se sienta perdido/a y confuso/a y que su equilibrio emocional se tambalee. Las relaciones familiares también pueden cambiar. Su familia puede notar que hay problemas de comunicación, aislamiento, comportamientos defensivos o comportamientos rebeldes que a veces van desde la inhibición hasta la agresividad.

Los problemas que más vemos en esta etapa son: problemas de ansiedad, problemas en el estado de ánimo, baja autoestima e inseguridades que le hacen más vulnerable en determinadas situaciones, problemas de habilidades sociales, desorientación, conductas de riesgo  y adicciones, problemas de convivencia, bulling, problemas de conducta: impulsividad, falta de autocontrol, agresividad…problemas derivados de su identidad y orientación sexual, primeros contactos sexuales que no sabe gestionar y abuso sexual.

Adultos/as

La mayoría de la gente a lo largo de su vida puede verse afectada por un problema psicológico en algún momento. Algunas de las realidades que vemos hacen alusión a problemas del estado de ánimo, problemas de ansiedad, problemas de valoración personal que te hacen vulnerable en determinadas situaciones del día a día. Efectos derivados de situaciones traumáticas, problemas que te impiden controlar determinadas situaciones. Así como tendencia a la preocupación continua, problemas para afrontar situaciones, miedos irracionales, duelos que no sabes cómo gestionar…

Cambios en la vida adulta (separaciones, cambios en situaciones familiares, laborales…) Cualquier situación que no sepas resolver y te esté generando consecuencias que no sabes afrontar son un motivo de consulta.